Quiero tener una vida saludable pero no tengo la voluntad…9 recomendaciones para comenzar y no desfallecer

Quiero tener una vida saludable pero no tengo la voluntad…9 recomendaciones para comenzar y no desfallecer


Tener una vida saludable es el deseo de muchos, pero no sabemos cómo comenzar y más que comenzar, lo más importante es poder mantenerse, convirtiéndolo en un estilo de vida, hasta llegar a disfrutarlo.

En la mayoría de los casos, comenzamos por vanidad, queremos lucir mejor, pero con el transcurrir de los días y después de sacrificios y cambios, conocemos los maravillosos beneficios que una vida saludable trae a nuestra salud y esta será tu más grande motivación.

Sabemos que no es tan sencillo renunciar a ciertas delicias que no son para nada saludables y a la comodidad de disfrutar del tiempo libre sentado en el sofá o tendido en la cama, pero si hacemos pequeños cambios y vemos los resultados esperados, se hará más fácil y podremos lograrlo.

Una vida saludable tiene 3 pilares básicos: Buena alimentación, ejercicio físico y descanso; por esto hoy te vamos a hacer estas 11 recomendaciones para comenzar una vida saludable, cambiando hábitos poco a poco, hasta que se convierta en tu estilo de vida.

1. Cambia tu lista de compras en el supermercado: Lo primordial para comenzar un estilo de vida saludable es modificar tu alimentación y el primer paso es hacer una limpieza en la nevera y despensa de todos los alimentos poco saludables e ir a hacer las compras incorporando la mayor cantidad de alimentos saludables, como frutas, verduras, hortalizas, cereales y proteínas como carne, pollo y pescado.

Con un poco de creatividad, todos estos alimentos que en principio no te gusten tanto, pueden convertirse en una deliciosa comida y satisfacer más tu apetito que cualquier otro alimento.

Cambia tu lista de compras en el supermercado

2. Bebe mucha agua: El agua se debe convertir en la bebida principal de nuestra dieta, es el mejor aliado que podemos tener, el agua no sólo ayuda a bajar de peso, también ayuda a mejorar la salud y la apariencia de la piel, además aporta energía a tu día a día. Si asimilas este hábito, ya tendrás ganado mucho camino.

Limita el consumo de gaseosas, alcohol y todo tipo de bebidas azucaradas, reemplázalas por agua, toma entre 1.5 a 2 litros de agua como mínimo al día, sentirás y verás grandes cambios en tu cuerpo; muchas veces cuando sentimos hambre, realmente tenemos es sed, basta con tomar agua para que esta sensación se calme.

Bebe mucha agua

3. Aumenta la ingesta de frutas, verduras y hortalizas: Este grupo de alimentos debe convertirse en tu mejor amigo, no debe pasar un solo día sin que los consumas y lo más recomendable es que en cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena) haya al menos uno de ellos, pues serán los que aporten los nutrientes para el buen desarrollo de nuestro organismo, ya que nos proporcionan vitaminas, minerales y fibra que son muy beneficiosos para la buena salud.

Recuerda lavarlas bien antes de consumirlas y con el tema de las frutas, algunas por tener alto contenido de azúcar, es mejor no excederse en su ingesta, pero nunca restringirlo en su totalidad, pues son bastante saludables, pues tienen mucha agua, fibra y como lo dijimos antes, una cantidad importante de vitaminas, minerales y otros compuestos muy importantes para nuestro metabolismo.

Aumenta la ingesta de frutas, verduras y hortalizas

4. Haz ejercicio: Como lo dijimos al inicio, hacer ejercicio físico es uno de los pilares fundamentales para tener una vida saludable; identifica un deporte que te guste, con el que disfrutes o si prefieres el gimnasio, también es una excelente opción; haz al deporte parte de tu vida y practícalo mínimo 4 veces a la semana.

Si tu meta es adelgazar, te recomendamos realizar una rutina de pesas para acelerar el metabolismo y tonificar, y luego una sesión de cardiovascular para quemar calorías y perder grasa, pero si lo prefieres, haz el deporte que más disfrutes, mínimo por 45 minutos, siempre cuidando muy bien cada movimiento, hazlo a conciencia y con la asesoría de un profesional y si hay un día que no puedes practicarlo, simplemente camina, sube por las escaleras, lo importante es moverse.

Haz ejercicio

5. Duerme bien: Un buen descanso es clave para tu organismo y es indispensable para alcanzar los resultados propuestos, pues tu cuerpo necesita recuperarse totalmente de la fatiga y el cansancio del día, esto ayuda no sólo a la salud física, sino también a la mental.

Evita situaciones de estrés, invierte en un buen colchón y en la almohada adecuada, duerme entre 6 a 8 horas diariamente, desconéctate de los aparatos electrónicos, tu cuerpo necesita recuperarse, los músculos se recuperan mientras dormimos, además tu metabolismo trabajará mejor y más rápido y tendrás más energía durante todo el día.

Duerme bien

6. Come más saludable (Alimentarse saludablemente será más fácil y delicioso con estos 7 tips): No se trata de hacer una dieta estricta, sino de comer saludablemente, el cuerpo necesita de todos los grupos alimenticios para su buen funcionamiento, por eso es importante estar consciente de cada alimento ingerido.

Aumenta el consumo de frutas, verduras y hortalizas, como lo explicamos anteriormente, este grupo aporta innumerables beneficios a nuestro cuerpo, también es muy importante la ingesta de proteína y fibra, pues ayuda al buen funcionamiento del organismo y nos da más sensación de saciedad, los cereales integrales naturales como avena y arroz integral, también son ideales para nuestra dieta.

Limita el consumo de dulces y de sal, pues el azúcar, contribuye a la obesidad y la sal alimenta los procesos hipertensivos y desacelera el metabolismo.

Come más saludable

7. Come cada 3 horas: Haz pequeñas comidas cada 3 horas, no esperes a que el cuerpo sienta hambre, así podrás manejar la ansiedad, controlarás mejor tu apetito y estarás más consciente de lo que te vas a comer, lo ideal es planearlo para no tener que comer lo que primero encuentres al abrir la nevera.

Son pequeñas comidas, no hagas cada 3 horas una comida principal, la idea es calmar la ansiedad con un snack saludable, que no aporte muchas calorías, trata de incluir proteína en cada una.

Come cada 3 horas

8. Poco a poco: No te obsesiones ni trates de cambiar tu vida de un día para otro, esto es un estilo de vida que debes disfrutar y convencerte de que es el adecuado para ti, cambiar de golpe sólo hará que desistas y vuelvas al estilo de vida que has llevado por años.

Elimina un mal hábito por día, comienza a realizar ejercicio de a poco, hay hábitos que te serán más difíciles de adquirir que otros, es normal, lo importante es encontrar una motivación y comenzar, ya verás cómo en poco tiempo se volverá parte de tu vida sin darte cuenta y sin que sea un sacrificio.

Poco a poco

9. Valora los pequeños logros: Cuando comenzamos, pretendemos ver resultados inmediatos y es por esto, que muchas personas fracasan en su intento de llevar una vida saludable; recuerda que la vida saludable no sólo tiene beneficios físicos, también sentirás cambios en tu salud y concentración.

Al principio comenzarás a ver y a sentir cambios sólo tú, en semanas, las personas cercanas, como familia y amigos, los notarán y en unos meses, el resto se dará cuenta que hay algo diferente y mejor en ti.

Si es posible cambiar tu estilo de vida, es cuestión de querer, intentarlo y meterle ganas, disfruta el proceso, los resultados vendrán cuando menos lo esperes, recuerda que estás haciendo una inversión en ti a futuro, que en unos años te agradecerás.

Valora los pequeños logros

 

Share this post